Así como las abejas, hormigas, avispas y avispones, las orugas también pertenecen al grupo de insectos ponzoñosos.

Algunas orugas tienen bellos punzantes los cuales utilizan como un mecanismo de defensa contra los predadores. Cuando este bello hace contacto con la piel, este puede penetrarla causando una sensación de una picazón. Si el bello de la oruga entra en contacto con los ojos puede causar lagrimeo, irritación y sensibilidad a la luz brillante. En caso de entrar en contacto con los ojos, lávelos con agua abundante.

Las picaduras pueden causar enrojecimiento, hinchazón, ardor o picazón y pueden progresar a reacciones más severas como nausea, dolor de cabeza o salpullido. Estas picaduras suelen suceder al final del verano y a principios del otoño.

El pasarse/tragarse una oruga puede causar irritación en la boca y la garganta, salivación, dificultad para tragar y salpullido.

Si usted encuentra una oruga en su cuerpo, no se la quite con la mano, use un palillo para removerla.

Tratamiento en caso de picadura de oruga:

  1. Coloque una cinta adhesiva sobre la picazón y jálela con cuidado, no bruscamente.
  2. Repítalo varias veces usando una cinta adhesiva diferente cada vez.
  3. Lave el área afectada con agua jabonosa y tibia.

Tómese una Antihistamínico vía oral si es necesario. También puede aplicarse una crema con Corticoide alrededor del área de la picazón. Los niños, los ancianos y personas con problemas de salud antes de la picadura, pueden tener reacciones agudas.

Llame al Centro de Control de Envenenamiento de Carolina del Norte al teléfono 1-800-222-1222 para más información.