Asegúrese que el jardín o patio esté libre de hongos antes de que niños pequeños (entre un año y dos años y medio) o jóvenes caminen o jueguen en él. Algunos hongos silvestres pueden ser extremadamente peligrosos.

Es muy difícil distinguir entre hongos inofensivos y hongos venenosos, especialmente cuando hay que describirlos por teléfono.

Si alguien se come un hongo o seta:

  1. Inmediatamente saque cualquier residuo que quede en la boca
  2. Guarde las otras partes que sobraron de este hongo o de uno idéntico para su identificación. 
  3. No espere hasta que aparezcan síntomas. Llame inmediatamente al Centro de envenenamiento de las Carolinas.

Llame al Centro de envenenamiento de las Carolinas al teléfono 1-800-222-1222 para preguntas sobre exposición a hongos o para más información.