Las bebidas alcohólicas o etanol pueden ser muy peligrosas para los niños. Asegúrese siempre de no dejar recipientes con residuos de alcohol que los niños puedan tomar. El sentido del olfato de los niños no está suficientemente desarrollado y ellos pueden confundir el alcohol con jugo, soda o agua.

Los niños se pueden intoxicar con pequeñas cantidades de alcohol. Este también puede causar que el nivel de azúcar en la sangre de los niños baje a niveles peligrosos.

El alcohol para uso medicinal también puede causar intoxicación como las bebidas alcohólicas. Este también puede ocasionar fuertes nauseas y vómito.

Todos los enjuagues bucales, perfumes, colonias y lociones para después de la afeitada contienen una alta cantidad de alcohol que puede causar intoxicación si los niños los ingieren.

Asegúrese de almacenar fuera del alcance de los niños todos los líquidos que contienen alcohol y si su niño toma alcohol, llame al Centro de envenenamiento de las Carolinas.

Llame al Centro de Control de Envenenamiento de Carolina del Norte al teléfono 1-800-222-1222 para preguntas sobre exposición al alcohol o para más información.